Publicidad

El Gobierno de Navarra impulsa la rehabilitación de edificios públicos rurales ampliando sus ayudas

El vicepresidente Aierdi se ha reunido con representantes de la Mesa del Pirineo y entidades locales para informar del incremento en la rehabilitación de vivienda pública y la opción de conveniar las actuaciones con Nasuvinsa

El vicepresidente Aierdi se ha reunido con representantes de la Mesa del Pirineo y entidades locales para informar del incremento en la rehabilitación de vivienda pública y la opción de conveniar las actuaciones con Nasuvinsa

El vicepresidente segundo del Gobierno de Navarra, José María Aierdi, ha mostrado esta tarde en Aribe la apuesta del Ejecutivo foral por ampliar la oferta de vivienda de alquiler protegido en toda Navarra mediante el incremento de las subvenciones para la rehabilitación de edificios públicos rurales de titularidad municipal y la posibilidad de realizar un convenio con Nasuvinsa, quien se encargaría de la gestión y fijaría la aportación local en un 15% del coste total.

Las subvenciones pasan a cubrir el 75% del coste de las obras frente al 50% anterior con un máximo de 60.000 euros por vivienda frente a los 15.000 euros vigentes hasta este año, según ha explicado el consejero del Departamento de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, José María Aierdi, a representantes de la Mesa del Pirineo y de entidades locales del propio territorio en la sesión de trabajo celebrada en la Junta del Valle de Aezkoa. En ella ha estado acompañado por el director general de Vivienda, Eneko Larrarte; el director general de Proyectos Estratégicos, Rubén Goñi; y el director gerente de la sociedad pública Nasuvinsa, Alberto Bayona.

Estas subvenciones están destinadas a rehabilitar las viviendas existentes dotándolas de las condiciones adecuadas para proceder a su arrendamiento siempre que se acredite que, en el momento de solicitarse la calificación provisional, las viviendas no se habían destinado al arrendamiento o cesión en el último año.

También se puede realizar un cambio de uso a vivienda de locales propiedad de entidades locales o promotores públicos situados en planta baja o entreplanta y que posibilite la obtención de la cédula de habitabilidad previo cumplimiento de la normativa urbanística y de  las condiciones de habitabilidad contenidas en el anexo II del Decreto Foral 142/2004, de 22 de marzo.

Para poder acceder a estas ayudas, las viviendas rehabilitadas o creadas deberán destinarse al régimen de arrendamiento durante los 10 años siguientes a la calificación definitiva de rehabilitación o la obtención de la correspondiente cédula de habitabilidad.

El Gobierno de Navarra activa una nueva fórmula de apoyo a las entidades locales menores de 5.000 habitantes para poder optar a dicha subvención acompañando y facilitando la gestión de los expedientes, rehabilitación y alquiler de las viviendas mediante la suscripción de un convenio con Nasuvinsa.

La firma del convenio dejaría la inversión de las entidades locales en un 15%, que se sumaría a la subvención antes citada, mientras que la sociedad pública cubriría el resto del coste hasta un máximo de 50.000 euros por vivienda. Nasuvinsa se encargaría de la rehabilitación, a cambio de la cesión del alquiler de vivienda de protección oficial hasta cubrir su aportación y la mitad de la subvención del Ejecutivo foral, momento en el que la gestión de la explotación revertiría a la entidad local.

El vicepresidente Aierdi ha mostrado su satisfacción por la puesta en marcha de estas ayudas. “Apostamos firmemente por ampliar la oferta de vivienda de alquiler protegido y creemos que esta línea de subvenciones y la opción de materializarla a través de convenios puede suponer un espaldarazo a la rehabilitación de edificios municipales a lo largo de la geografía foral. Se mejora las condiciones de financiación aumentando hasta un 75% y hasta 60.000 euros frente al 50% y 15.000 euros anteriores, y se ofrece la posibilidad de firmar un convenio con Nasuvinsa que se encargaría de las gestiones de rehabilitación y arrendamiento y aportaría hasta 50.000 euros por vivienda, dejando la inversión de las entidades locales en un 15% del coste total de las obras. De esta forma, afrontamos el reto demográfico dando vida a edificios en desuso”.

2,5 millones invertidos en el Pirineo

La política de rehabilitación y promoción de alquiler de vivienda de protección oficial impulsada por el Gobierno de Navarra enmarcada en el Plan del Pirineo se ha traducido en esta legislatura en una inversión de 1,35 millones de euros que ha posibilitado sacar al mercado 13 viviendas. Así se han rehabilitado edificios de titularidad municipal en Auritz-Burguete, Aurizberri-Espinal y Jaurrieta, y la antigua casa de camineros en Roncal / Erronkari.

A ello hay que sumar la actuación en la localidad de Garralda en la que se están construyendo dos edificaciones simétricas para obtener cuatro viviendas de alta eficiencia energética, que se sumarán a la oferta de VPO en alquiler y cuya inversión alcanza 1.180.000 euros.

Apoyo a vivienda particular

En la sesión se ha comentado también de la opción de suscribir convenios de colaboración para priorizar la rehabilitación en el ámbito rural, complementados con ayudas públicas como el programa PREE 5000 destinado específicamente a municipios de reto demográfico. Esta convocatoria de ayudas es la primera iniciativa impulsada por el Gobierno de Navarra a través de los fondos de recuperación Next Generation de la Unión Europea.

En el marco del proyecto ELENA-Primavera, se ha diseñado una red de apoyo a través de las Oficinas de Rehabilitación de Viviendas y Edificios (ORVES) y de las oficinas comarcales de Nasuvinsa, para asesorar y prestar cobertura técnica tanto a los ayuntamientos como a particulares y a comunidades vecinales que deseen tramitar un proyecto y obtener las correspondientes ayudas públicas. El profesional asignado a la comarca del Pirineo desarrollará su actividad desde la oficina comarcal en Aoiz / Agoitz, sita en la calle Trinquete, número 13.

Se pueden acceder a las ayudas para la mejora de la envolvente térmica de sus edificios con un límite de hasta 12.500 euros por vivienda. Para obtener las ayudas se deberá acreditar una reducción del consumo de energía primaria no renovable del 30% y la mejora de la calificación energética del edificio en, al menos, una letra.

Estas ayudas del programa PREE 5000 son compatibles con las subvenciones ordinarias a la rehabilitación de viviendas y edificios que concede el Gobierno de Navarra, que alcanzan hasta un máximo de 7.500 € para comunidades de propietarios que tramiten un expediente de mejora de la envolvente térmica incluido en algún Proyecto de Intervención Global (PIG).

Territorializar la bolsa de alquiler protegido

El Pirineo es una zona especialmente afectada por la escasez de oferta de alquiler, tal y como se identificó en el Plan del Pirineo y se viene trabajando en el Grupo de Vivienda, Infraestructuras y Servicios de la Mesa, por lo que se pretende territorializar la bolsa de alquiler protegido. En este sentido, se va a trabajar puerta a puerta para convencer a las y los propietarios de viviendas en desuso que puedan arrendarlas para beneficiarse de las ventajas que proporciona la bolsa de alquiler, al tiempo que colaboran a luchar contra la despoblación y a que sus pueblos sigan vivos.

Formar parte de esta bolsa garantiza a las personas propietarias de la vivienda alquilada: el cobro puntal de la renta, el alquiler por un plazo de 7 años y 6 meses, el mantenimiento de la vivienda y su devolución en buen estado, la contratación de un seguro multirriesgo (continente) para el hogar, el pago de gastos de comunidad hasta un máximo de 50 euros mensuales, la tramitación y coste del Certificado de Eficiencia Energética, la financiación al 0% hasta 12.000 euros de los gastos necesarios para adecuar la vivienda, una subvención a fondo perdido de hasta 1.500 € equivalente a tres mensualidades de renta y una bonificación fiscal del 40%  de los rendimientos.

Además, se han incorporado recientemente nuevas ventajas como la gestión de la realización de las obras de rehabilitación y trámites administrativos como los certificados de fontanería y de instalación de gas o el boletín eléctrico. El precio de alquiler se ha incrementado este año a 5,5 € el metro cuadrado de superficie útil tras nueve años a 5 €.

 

Última actualización: 27 de febrero de 2022

Fecha Noticia: 
17/02/2022
Fuente: