Respaldo a los 190 pisos en Maristas sin los votos de Aranzadi e I-E

La alternativa de los dos bloques frente a avenida Galicia, la mejor valorada en el proceso participativo

ANA IBARRA / JUAN PABLO MASET - Viernes, 10 de Mayo de 2019 - Actualizado a las 06:02h

PAMPLONA- La transformación del antiguo colegio de Santa María La Real del II Ensanche en un nuevo complejo residencial -recrecido con un doble ático-, unido a la construcción de dos nuevos bloques para vivienda protegida (planta baja más 5 alturas) en el patio del recinto escolar, fue la operación refrendada ayer por el Pleno del Ayuntamiento. Si en el último pleno se echó atrás el anterior proyecto avalado por UPN, y que contemplaba 124 viviendas más incorporando una torre de 20 alturas y 70 metros, ayer se aprobó el nuevo diseño más contenido, compacto y armónico con las alturas del Ensanche pero que también requiere la modificación estructurante del Plan Municipal al ser suelo de uso dotacional privado educativo, y el cambio en el Catálogo municipal, preceptivo para la reforma.

El que supone el primer trámite urbanístico por parte del Consistorio contó con el apoyo de EH Bildu, Geroa Bai, UPN y PSN, y el voto en contra de Aranzadi e I-E. Está previsto que la JOB apruebe la semana que viene el Plan Especial que detallará el proyecto.

La propuesta que presenta la congregación de Maristas de la mano del grupo Arrasate posibilitará la creación de 190 viviendas construidas en régimen de cooperativa, es decir, impulsadas directamente por los vecinos (con la gestión del Grupo Arrasate Taldea detrás), de las cuales 134, el 70%, serán protegidas. También se ofertan 3.300 m2 de uso comercial. Arrasate Taldea confía en poder salir al mercado para finales de año o comienzos del 2020. Peio Sologaistoa dejó claro en la sesión informativa celebrada el pasado 15 de abril que se crearán dos cooperativas, una para las 56 viviendas libres (en las nuevas torres) y otra para la vivienda protegida (94 VPO y 40 VPT). Para adjudicar las viviendas protegidas la promotora contactará previamente con Nasuvinsa.

El proceso participativo impulsado para dar a conocer el plan (finalizó el 23 de abril) se ha saldado con diferentes sugerencias. La mayoría se inclinan por la tercera de las tres variantes urbanísticas, la que dibuja los nuevos edificios frente a la avenida de Galicia. Otras iniciativas ciudadanas han ido enfocadas a dar contenido a la dotación pública (Civivox) con demandas para actividades como una biblioteca.

El responsable de Urbanismo Joxe Abaurrea (EH Bildu) aseguró que es un proyecto “urbanísticamente contenido, lejos de las barbaridades del proyecto de Salesianos, acomodado al entorno del Ensanche y con una buena rehabilitación del edificio existente”. El 70% es vivienda protegida y permitirá atraer “sabia nueva” al barrio, además de contar con un nuevo equipamiento público para dotar de espacios culturales al II Ensanche, además de dotar al barrio de 100 nuevas plazas de aparcamiento. Armando Cuenca de Aranzadi habló de una operación inmobiliaria “especulativa”, con un alto contenido en VPT a un precio “mayor” que la VPO, la necesidad de movilizar ante todo la vivienda vacía, y dejó claro que la demanda está hoy en el alquiler social. Además, el Ayuntamiento no ha conseguido “vivienda municipal” para ponerla en alquiler. Para Eguino, de I-E, en urbanismo se siguen manejando criterios que “proponen los promotores en lugar de otros más sociales”. Pedía más tiempo y debate empezando por la participación vecinal que “no sabemos qué opina” sobre el aumento de dos plantas por encima de las que tienen los edificios.

Fecha Noticia: 
10/05/2019