Sarriguren estrena la primera caldera de biomasa en pisos VPO

Se enmarca en un proyecto piloto de Nasuvinsa que surtirá a 51 hogares y que pretende ampliarse a todo el parque público

V. URIETA PATXI CASCANTE - Miércoles, 10 de Abril de 2019 - Actualizado a las 06:02h

SARRIGUREN- Suponen una apuesta firme en energía renovable y sostenible. Reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, la carbonización de las ciudades y la dependencia del exterior, e incluso sirven para poner en valor los recursos locales de la extensa masa forestal de Navarra, reduciendo el riesgo de incendios y generando empleo en zonas rurales que sufren el problema de la despoblación.

Las calderas de biomasa “son el futuro”, tal y como explicaba ayer Maitane Zazu, técnica de Nasuvinsa. Junto a ella, una veintena de técnicos participantes en los proyectos europeos Rehabilite y Promobiomasse visitaron ayer la primera de ellas, instalada en Sarriguren, que surtirá a unas 51 viviendas de alquiler de las que dispone Nasuvinsa.

Acudieron a la cita Eva García, directora general de Medio Ambiente, y el director del servicio de Energía del Gobierno de Navarra, Martin Ibarra, así como la teniente de alcalde del Ayuntamiento del Valle de Egüés, Helena Arruabarrena. El ingeniero Javier Zardoya se encargó de mostrar la instalación, que ha consistido en la colocación de una nueva caldera de 300 kw como sistema de generación de energía mediante combustible de astilla, que abastecerá a los vecinos de dos bloques de viviendas en la avenida Reino de Navarra de Sarriguren. Esta generadora actuará como caldera principal aunque mantendrá las otras dos anteriores de gas “únicamente como apoyo puntual para picos de demanda”, señalaron.

La utilización de biomasa en la red de calefacción y agua caliente, aparte del importante ahorro energético, “garantiza además una considerable reducción de emisiones GEI, calculada en una disminución de 2,5 toneladas anuales de CO2 por bloque residencial”, incidieron los promotores. Se trata de una experiencia piloto que servirá a Nasuvinsa para testar el funcionamiento de las calderas de biomasa en su parque residencial y extender posteriormente su uso, sobre todo en las nuevas promociones del más de medio millar de viviendas de alquiler que han comenzado ya a construirse en el marco del plan Navarra Social Housing, así como para promover su aplicación entre el parque residencial privado.

¿Y el ahorro? “En estos dos bloques podrían ahorrar unos 8.000 euros al año, aunque son estimaciones y no es un dato fijo porque de momento se está experimentando”, señalan desde Nasuvinsa, y asumen que “cuantos más vecinos se sumen a la iniciativa más ahorro supone”.

Fecha Noticia: 
10/04/2019