Barkos subraya la apuesta de Navarra por la vivienda social y sostenible

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, ha apostado este jueves por "una política de vivienda social y sostenible", que anteponga conceptos como la calidad de vida, el derecho a la vivienda o la regeneración de espacios urbanos "por encima de la voracidad especulativa".

Así lo ha señalado en su intervención en la jornada dedicada a las administraciones públicas dentro de la VIII Conferencia Anual Passivhaus, que versa sobre alta eficiencia energética, edificios de consumo casi nulo y edificios pasivos.

En su alocución Barkos ha incidido en que "el derecho de las personas a una edificación de calidad, sostenible y de consumo energético casi nulo no es únicamente una exigencia legislativa europea o medioambiental en la lucha contra el cambio climático. Para nosotros es también una exigencia y un reto social y hasta ético".

"En Navarra -ha señalado- estamos inmersos en un proceso de reflexión, de adopción de nuevas perspectivas y de implementación de cambios importantes en materia de urbanismo y políticas de vivienda que puede engarzar perfectamente con la filosofía Passivhaus", ha dicho, según recoge el Ejecutivo foral en una nota.

Uxue Barkos ha recordado la reciente entrada a trámite en el Parlamento de Navarra de la proposición de Ley de Vivienda, "una de las principales iniciativas legislativas de este Gobierno -junto con el Plan de Empleo y la Ley de Renta Garantizada- para este segundo curso político de la legislatura", abierta a las aportaciones de partidos, ciudadanos y a los profesionales.

Según ha dicho, "este Gobierno ha llegado a importantes acuerdos con el sector -por ejemplo, recientemente, para reducir los precios de las VPO y rentas de alquiler- y quiere seguir tendiendo la mano a todos aquellos profesionales comprometidos con un urbanismo y construcción sostenible".

"La filosofía de este Ley -ha seguido la Presidenta- se propone garantizar el derecho a la vivienda para todas las personas y viene a materializar el giro social que este Gobierno ha querido imprimir en las políticas públicas de vivienda y urbanísticas".

En este sentido, ha destacado que el alquiler protegido y la rehabilitación "son dos herramientas que han pasado al primer plano en las prioridades de las políticas públicas para garantizar el derecho a la vivienda, especialmente para jóvenes, personas mayores y familias con menos recursos".

Así, ha adelantado que en los próximos cinco años el objetivo del Gobierno es ampliar en 1.600 viviendas el parque de alquiler protegido, y "va a ser fundamental que Navarra se sume a los parámetros de edificación sostenible, de calidad y de bajo -tendiendo a casi nulo- consumo energético en la nueva construcción".

También, ha recordado que un 70% de las personas que residen en viviendas de alquiler gestionadas por el Gobierno de Navarra cobra algún tipo de subvención y de estos la mitad tienen ingresos anuales inferiores a una vez el IPREM (7.455,14 euros al año), "por lo que son familias con limitados recursos económicos que tendrán dificultades para destinar parte de estos a pagar la renta o la calefacción de su vivienda".

Barkos lo ha señalado en el marco de Passivhaus, el principal evento anual de ámbito estatal y referencia en el campo de la alta eficiencia energética, los edificios de consumo casi nulo y en especial los edificios pasivos bajo estándar passivhaus.

La Conferencia, que fue presentada el pasado viernes por el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, se celebra entre el 2 y el 5 de noviembre en Baluarte, y está organizada por PEP (Plataforma de Edificación Passivhaus), con la colaboración de Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona y FNMC.

Dentro de las actividades en torno a la Conferencia, este jueves se celebra una jornada, que ha sido inaugurada por el vicepresidente Laparra, destinada a las administraciones públicas con el objetivo de visibilizar la importancia de la administración y sus acciones en la transición hacia un nuevo modelo edificatorio así como en la reducción de las emisiones de CO2 vinculadas a los edificios.

A mediodía se ha suscrito un manifiesto por parte de diferentes entidades y administraciones públicas, entre ellas el Gobierno foral, mostrando su compromiso para apoyar el desarrollo de los edificios de consumo casi nulo (ECCN), con la reducción de las emisiones de CO2 y, en general, con la mejora de la calidad medioambiental de las ciudades.

Fecha Noticia: 
03/11/2016